En este post vamos a detallaros la excursión al Glaciar Briksdal, en Noruega. Una excursión imprescindible si estás de viaje por los fiordos noruegos y tienes parada en el pueblo de Olden.

Glaciar Briksdal

Excursión al Glaciar Briksdal (Olden, Noruega)

 

Datos de la excursión:

Ruta: lineal de ida y vuelta.

Distancia: 7 kms.

Dificultad: sencilla.

Época recomendada: verano o como pronto finales de primavera por la climatología de Noruega.

¿Buscas alojamiento en Olden?

  • Olden FjordHotel: un hotel para disfrutar de Olden al 100%. Totalmente equipado, con vistas al fiodo y cocina noruega.
  • Olden Fjord Apartments: estos alojamientos cuentan con cocina y zona de estar. Disponen de terraza y vistas al mar.

Reserva excursiones en Olden y Noruega:

Otros enlaces de interés:

 

CÓMO LLEGAR AL GLACIAR BRIKSDAL

Nosotros realizamos la excursión al Glaciar Briksdal durante nuestro viaje de novios por los fiordos noruegos. Teníamos parada en Olden y decidimos realizar esta excursión ya que nos apetecía mucho descubrir la naturaleza y el encanto natural de Noruega, más allá de los fiordos, y contemplar un glaciar con nuestros propios ojos.

Ruta hacia el Glaciar Briksdal

Entorno natural de Noruega

La excursión comenzó junto al Crucero, donde el bus nos estaba esperando prontito por la mañana. Una guía nos acompañó durante todo el viaje y nos contó un poco de la historia de Noruega y datos e información sobre el paisaje que íbamos contemplando y sobre la ruta del Glaciar Briksdal.

En poco menos de 30 minutos llegamos al inicio de la ruta a pie. Desde el aparcamiento ya se podía admirar el tremendo paisaje que nos rodeaba, con varias cascadas cayendo desde las alturas de las montañas. Junto al aparcamiento hay una tienda y una cafetería. ¿Quieres reservar esta excursión al Glaciar Briksdal?

Ruta al Glaciar Briksdal

Vistas desde el inicio de la ruta

RUTA DEL GLACIAR BRIKSDAL: QUÉ VER

Pues comenzamos la propiamente excursión al Glaciar Briksdal. La guía nos comentó que había que seguir el camino, no había pérdida, por lo que cada uno caminamos a nuestro ritmo. A los pocos minutos de comenzar ya pudimos observar un pequeño salto de agua, ya que íbamos por la orilla de un río.

Paisajes de la ruta

Saltos de agua

Pero caminando un poco más es cuando nos encontramos con una estruendosa y bella cascada. Había que pasar frente a ella, por medio de un puente, para cruzar el río. Y era tal la fuerza con la que caía el agua que había que pasar rapidito si no querías mojarte entero jajaja eso sí, la sensación de las gotitas cayendo en tu cara, escuchando de fondo el caer estrepitoso del agua, no te la quita nadie.

Cascada en la excursión al Glaciar Briksdal

Cascada en la excursión al Glaciar Briksdal

Tras este primer tramo de la excursión, en pendiente y cuesta arriba, nos acercamos a una zona de escaleras. Es corto, no os preocupéis. Según subimos vamos contemplando el maravilloso paraje natural que nos rodea. Al llegar arriba la ruta se hace más llana y sencilla. Ya por esta zona hay puntos desde donde se observa la lengua helada del Glaciar Briksdal.

Cascadas cerca del Glaciar Briksdal

Cascadas cerca del Glaciar Briksdal

Continuamos el sendero, cada a uno a su ritmo, parando para hacer fotografías y selfies. Vamos caminando, a veces perdiendo de vista el glaciar, hasta encontrarnos con un manso y precioso lago, donde desemboca lentamente la lengua del glaciar. Este lugar es, sencillamente, una auténtica maravilla.

Glaciar Briksdal

Glaciar Briksdal

Poco después ya podemos apreciar el Glaciar Briksdal de cerca y en toda su extensión. Una belleza. Este rincón noruego, con el glaciar, el lago, altísimas y vertiginosas montañas rodeándonos, cascadas que caen de no se sabe dónde… pura belleza natural. Un espectáculo.

Nos quedamos aquí un buen rato, asombrados por el paisaje y tirando decenas de fotografías. Hasta que decidimos volver sobre nuestros para dirigirnos al bus.

Lago junto al Glaciar Briksdal

Lago junto al Glaciar Briksdal

En el camino de vuelta al aparcamiento la vista era distinta, claro. Ahora tenemos de frente lo que antes de espaldas. Por lo que disfrutamos también mucho del paseo. Subiendo alguna pequeña colina y contemplando desde arriba la panorámica. En nuestra intrépida vuelta encontramos una pequeña y coqueta casa de madera con una zona de merendero, cercana al sendero.

Glaciar Briksdal

Glaciar Briksdal

Una vez en el aparcamiento y todos dispuestos para continuar la excursión, que aún no ha terminado, nos subimos al bus en dirección a Olden.

La guía nos siguió contando historias del lugar hasta que hicimos una parada de media hora junto al Lago Olden, así lo llamó tras nuestra pregunta. La vista del lago, con sus aguas tranquilas e incrustado entre dos altas y verticales montañas era de cuento. Nosotros, como aventureros y curiosos que somos, decidimos alejarnos un poquito del grupo y nos adentramos en una zona verde y que estaba en altura. Contemplamos las vistas, descubrimos una cascada a lo lejos y, como solo teníamos media horita, decidimos volver no fuera a ser que se marcharan sin nosotros.

Lago Olden en Noruega

Lago Olden en Noruega

Y aquí ya sí finalizó la excursión al Glaciar Briksdal. El autobús nos condujo de nuevo hasta el Crucero y aún nos dio tiempo para visitar el pueblo de Olden, que merece mucho la pena.

Puente de madera en Olden

Puente de madera en Olden

Esperamos que os haya servido de ayuda este post sobre la excursión al Glaciar Briksdal y que os hayáis decidido a realizarla. Cualquier duda o sugerencia podéis dejarnos un comentario. ¡Nos leemos!